Select Page

Conecto con la tierra y me siento vivo

Conecto con la tierra y me siento vivo

Hacía una hora que subía río arriba con la corriente en contra pero suave. Con suerte cubría por encima de la cintura en algún pequeño tramo y eso permitía disfrutar de un fresco baño en un agua más cristalina que la piscina de tu localidad.

Río Vero

 

Pasado el puente Villacantal cuya historia remonta al S.XVI, decidí pararme a disfrutar de la vida y del entorno. Sentí la necesidad de inmortalizar el lugar de alguna forma y suelo decantarme por el mismo “ritual” siempre que me siento con esa necesidad.

La Madre Tierra estaba de acuerdo y para ello me ofreció el trozo de suelo que usaría para conectar con ella, con todos vosotros… con todo. Así fue que encontré en mitad del caudal una roca tan lisa como una pista de hielo, con las dimensiones adecuadas para que yo pudiera tumbarme y con una inclinación increíblemente perfecta, la cual me permitía disfrutar de una posición horizontal que se yo… de unos 15º de inclinación y en dirección opuesta al sol.

Llegados a este punto podía y como en más de una ocasión, tumbarme con el objetivo de tener el cuerpo pegado al suelo.

Río Vero

Era el momento de reflexionar…

De sentir, de conectar con el universo, de observar y escuchar… Era mi momento. De ese modo y con la mirada en alto admire los buitres que sobrevolaban la zona, contemple el robusto relieve del cañón que con paciencia estaba trabajando el Río Vero. Sintiendo el frescor de la roca en mi espalda, en mis piernas y brazos… un frescor que se desvanecía según pasaba el tiempo que permanecí en contacto con la tierra. Todos formamos parte de la rotación pero yo quería sentirla. Sentí el viento al igual que sentí la timidez con la que el caudal rozaba mis pies. Pies que acepté mantener en contacto con el agua pues así lo quiso la Madre Tierra… de lo contrario la roca no habría estado en mitad del río o eso quise suponer.  Cuando ya tenía una imagen de todo mi alrededor guardada en mente inicie la parte más profunda del ritual con un gesto muy simple…

Cerré los ojos.

Empecé a escuchar y el silencio se camuflaba tras un constante sonido lineal que no desafinaba en absoluto. El agua y la silueta del río Vero creaban un armónico sonido conductor al sueño, cual nana. Poco a poco sentía mi cuerpo más “peso muerto” como haciendo presión contra la roca, cada vez más relajado me dejaba sostener por el suelo, mi pulso bailaba al son del río con lentitud intentando hacer que todo mi organismo funcionara acorde a la rotación que para el resto del mundo, pasaba desapercibida. Y así todo lo sentí lento y profundo, con los ojos cerrados, los oídos bien abiertos y concentrado con el tacto que todo mi cuerpo sentía tumbado ahí, en ese lugar y en ese momento.

Río Vero

Pienso en todo y en nada, en lo bueno y en lo malo, puede que este soñando ya y no lo sepa pero siempre se acaba. La conexión con un “todo” no es eterna, más bien efímera y a merced de cualquier despiste o suceso que acaba con el “ritual” antes de lo que uno quisiera. En mí caso no estaba solo en el cañón aunque eso parecía. Dos personas decidieron bañarse y reposar en la sombra justo al lado de donde yo yacía conectado conmigo mismo y en un abrir y cerrar de ojos, me desconcentra el sentirme observado. Me incorporo dándome cuenta del calor que desprendo irradiado por un liviano sol de 11am, un sol que en algún momento se asomó al cañón sin yo darme cuenta.

Lo que sigue es un chapuzón cuyo contraste de temperaturas me puso los pelos de punta y me trajo de vuelta.

Luego, seguí caminando.

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Share This
¿No te olvidas de algo?
¡Consigue tus guías ampliadas en PDF Gratis!

¿No te olvidas de algo?

¡Consigue tus guías ampliadas en PDF Gratis!

 

¡Suscribete y no te pierdas nada!

 

Gracias por suscribirte a mi blog!