Select Page

Boda sorpresa en Puno

Boda sorpresa en Puno

Habiendo llegado a Puno, dejamos las mochilas en una oficina destinada a tal fin cuyo precio por mochila era de 2 soles. De ese modo pude salir a callejear en busca de un hospedaje económico.

El primer día el grupo se separó debido a que desde Puno se puede ir a Colombia, Lina, Braian y el Argentino cuyo nombre no logro recordar, pasaron el día trabajando para hacer algo de dinero, durmieron en la misma terminal y se fueron al día siguiente en bus.

Calles de Puno

Yo me pasé la mañana caminando por el centro peguntando y comparando los precios de hospedajes y al final me quedé en uno que estaba bien cerquita de la terminal de buses ya que al no estar en el centro los precios eran más asequibles.

Fruta en el mercado de Puno

Negocié con el encargado y si pagaba 4 noches de golpe me las dejaba a 12 soles cada una, en un cuarto privado, con TV (que nunca usé) y baño propio. Lorent y Gianca decidieron quedarse en el mismo hospedaje.

Durante esos días nos dedicamos a callejear por el centro de Puno, aunque también fue una parada de relax para todos ya que ellos no le dedicaron apenas tiempo a trabajar en los semáforos y yo ni me molesté en conseguir algún trabajo online (en el hospedaje había wifi), ni quise hacer los tours que ofrecen por el lago Titicaca.

Calles de Puno

Más bien estuvimos mucho rato en el hostel, haciendo pulseras y en mi caso mirando las distintas alternativas para visitar Machuppichu de una forma económica, por mi cuenta.

También caminamos en varias ocasiones por el mercado que todas las mañanas había en una avenida, vimos el estadio, subimos al mirador del cóndor (Kuntur Wasi) y a otro no tan alto pero en el que se encuentra Huajsapata.

Mirador Kuntur Wasi

A los dos días yo ya sentía que estaba perdiendo un poco el tiempo. Si hubiera querido hacer los tours, 4 días en Puno estaba bien pero sin nada que hacer más que caminar por la ciudad, con un par de días habría sido suficiente…

Sin embargo, una de las noches (Domingo creo que fue) estábamos paseando y de regreso a casa nos encontramos con una puerta abierta que daba a un salón bastante grande, con música dentro y mucha gente entrando y saliendo.

En el mercado de Puno

Nos acercamos y decidimos entrar al ver que no había ningún tipo de control ni cobro de entradas. Una vez dentro no salimos de ahí en dos horas.

Resulto ser una boda y esa era la parte en la que se festeja con mucha cerveza, música en directo y muy buen rollo.

Mercado en Puno

Al poco rato de estar dentro escuchando, tomando alguna foto y quietos cerquita de la puerta, una de las mujeres que estaba dándolo todo moviendo su gran falda de un lado para otro mientras bebía cerveza, se acercó e invito a bailar a Giancarlos. Lorent se animó a bailar también por su cuenta y por último la misma mujer me invito al corro.

En una boda (puno)

Las dos horas que siguen las pasamos bebiendo literalmente sin parar, bailando con la gente que estaba en el mismo circulo que nosotros y hablando con alguno de ellos cuando se daba el caso.

La sala estaba llena de gente y todas las personas estaban bailando en círculo. Eso se debe a que en el centro estaban las cajas de cerveza apiladas una encima de otra, por un lado las llenas, por otras las bacías y de vez en cuando alguien llegaba se llevaba las vacías y traía más, total que la cerveza no se acababa nunca y a nosotros nadie nos pidió que pagáramos ni un solo sol.

Catedral de Puno en la noche

A las doce de la noche más o menos y ya ligeramente borrachos, decidimos irnos al hostel antes de que todo se nos fuera de las manos. No habíamos cenado ni cenaríamos siendo esa hora por lo que tanta cerveza empezaba a tener sus efectos y propuse irnos a dormir, algo que Gianca y Lorent aceptaron a regañadientes. Luego ya en la calle reconocieron que hacíamos bien en recogernos ya.

Calles de Puno

Por motivos personales ellos decidieron regresarse hacia Lima y de ahí a Colombia para pasar las navidades con la familia, en lugar de irse a Brasil como tenían previsto.

Así fue que el último día se fueron bien temprano mientras yo me quedé ultimando planes para mi llegada a Cusco. Reconozco que ese día me sentí raro al quedarme solo después de tantos días viajando acompañado.

Faro de Puno

Esa misma noche mi bus salía a las diez y llegaría a cusco a las 6 o 7 de la mañana aproximadamente.

Deja un comentario

¿Nuevo en el blog?

¡Hola! me llamo Daniel Ballesteros y soy el autor de Humildad Mochilera.

Actualmente estoy trabajando en un proyecto online a la espera de la próxima temporada de trabajo de Mayo a Septiembre. Con esos ahorros quien sabe cual será el próximo viaje. Por ahora ire publicando lo que fue de mi viaje durante 3 meses por Perú.

Espero que disfrutes leyéndome y ¡muchísimas gracias por visitar el blog!

EN LA MOCHILA:



¡Sigueme!

Archivos

Blog alojado en:

Web Hosting

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿No te olvidas de algo?
¡Consigue tus guías ampliadas en PDF Gratis!

¿No te olvidas de algo?

¡Consigue tus guías ampliadas en PDF Gratis!

 

¡Suscribete y no te pierdas nada!

 

Gracias por suscribirte a mi blog!

Pin It on Pinterest

Share This

¡Ayudame a difundir!

Si te ha parecido interesante, por favor compartelo con amigos y familiares, ¡Gracias!