Select Page

Manual completo de montaña: Riesgos y peligros

Riesgos y peligros

INTRODUCCIÓN.

El contenido de esta pequeña guía es parte de un conjunto de guías que, en su totalidad forman un manual completo de información muy útil, de vital importancia y para todos los públicos.

No es necesario ser un gran montañero, estas guías las escribí para que todo el mundo pueda disfrutar de la montaña con una mínima seguridad y conocimientos básicos, animando a la práctica del senderismo y al contacto asiduo con la montaña y la naturaleza en general.

En este post hablaremos de seguridad, riesgos y peligros a los que podríamos enfrentarnos en la montaña, viendo algunos procedimientos y consejos necesarios para solventar situaciones de extravío, emergencia etc.

RIESGOS Y PELIGROS:

Definiciones:

Podría decirse que a partir de ahora el contenido del manual, se adentra a un nivel de práctica de actividades en la montaña más profesional.

Sin embargo sigue siendo importante y necesario saber con más o menos profundidad, lo que desde ahora hasta el final del manual se detallará.

Comenzaremos pues con tres definiciones, dos de ellas muy distintas a pesar del uso indistinto que se les suele dar:

Accidente: Es aquella situación que nos producirá un daño (personal y/o material).

Riesgo: Es la probabilidad o proximidad de un accidente.

Peligro: En este caso la inminencia del accidente nos deja un margen de maniobra escaso o nulo para tratar de evitarlo.

Dicho esto, debemos profundizar en los riesgos ya que se distinguen dos tipos según la imprevisibilidad de éstos:

Riesgo Subjetivo (RS): Es aquel altamente previsible y por tanto fácilmente evitable. Suelen neutralizarse o controlarse con medidas preventivas antes y durante cualquier actividad.

Riesgo Objetivo (RO): Menos previsible y por tanto con menos medidas para evitarlo. Desprendimientos, tormentas, inundaciones…

Para según qué actividades en la montaña una de las mejores prevenciones a tomar sería la de contratar un guía (o dos si se trata de un grupo numeroso), dado que al ser personas profesionales, previenen y evitan riesgos con mayor certeza, en caso de peligro su capacidad de respuesta será mayor (o debería) y en caso de accidente sabrán actuar de la mejor manera posible.

¿Qué deberíamos exigirle a un guía?

• La muestra de la titulación que acredita su profesionalidad.

• Un contrato con el precio del servicio, con opción de seguro si no dispones de uno personal.

• Que el contratado disponga de una razón social estable.

• Que la empresa ofrezca actividades bien organizadas, elaboradas,  estables y disponga de oficina de atención al público.

• Que dispongan de infraestructuras y materiales propios.

¿A que riesgos y peligros nos podemos enfrentar?

Por un lado tenemos los derivados de los agentes atmosféricos como pueden ser:

• El frío y la humedad (RS): si se dan conjuntamente podrían suponer una gran pérdida de calor. Fácilmente combatibles con la ropa y equipo adecuado.

• Viento y tempestad (RO): si es cierto que podría verse con antelación una previsión meteorológica pero en la montaña el tiempo ya se sabe, es impredecible. Una racha de viento puede provocar un desequilibro de alguno de los miembros del grupo o a uno mismo, caídas de ramas, levantamiento de polvo que pueda causar herida en los ojos, dificultad de comunicación… Así mismo, el viento unido a una tempestad aumenta la gravedad de la situación y más aún con la nieve, que puede provocar que nos perdamos, aumenta nuestro agotamiento y perdida de calor etc.

• Tormentas (RO): En este caso el riesgo es mucho mayor ya que a lo anteriormente dicho se le suman precipitaciones que podrían darse en forma de granizo y con presencia de rayos.

• Niebla: El mayor riesgo que ofrece este fenómeno es la perdida de visibilidad y por tanto, podríamos perdernos con facilidad.

• Radiación solar (RS): No hay que olvidad que a mayor altitud mayor es el efecto nocivo de los rayos ultravioletas. En zonas nevadas esos efectos se multiplican. Siempre hay que llevar gafas de sol y crema protectora para piel y labios.

Continuamos con los originados por desprendimientos, que pueden ser:

Caída de piedras: Pueden darse durante todo el año a causa de las lluvias, heladas, dilataciones del terreno, el paso de animales… Nosotros mismos podríamos ser el causante.

Aludes: La altura, inclinación de la pendiente, orientación respecto al sol, topografía y rugosidad/vegetación del y son factores que influyen a la posibilidad de aludes.

Los derivados del medio que nos rodea pueden ser:

Animales peligrosos: En este caso dependerá mucho de la zona en la que te encuentres. No es tan asidua la presencia de éstos en los pirineos como podría serlo en los Andes, Amazonas, Himalaya…

Plantas peligrosas: Al igual que con la fauna, dependerá del lugar donde realicemos una actividad. Otro riesgo y peligro añadido es la dificultad de visión por la densidad de ésta, que puede provocar desorientación, tropiezos, heridas etc…

Ríos: Tener que vadearlos es uno de los problemas principales. Tendremos que ser conscientes del riesgo que supone cruzarlos, del peligro que supone encontrarse en pleno caudal o cuan seguro es beber el agua en cada uno de los casos.

Neveros/glaciares: En estos casos, resbalarse será lo que causará más accidentes. Las precauciones a tomar deberían haberse llevado a cabo antes de iniciar una actividad por zonas donde se presentan los neveros y/o glaciares.

La altura: No se debe menospreciar los efectos que la altura nos puede causar cuando nos encontremos por encima de los 3500m de altitud.

Por último, nuestra actitud personal será otro factor que influya en la presencia de accidentes, tal que:

• Exceso de confianza.

• Realizar actividades solo.

• Estar falto de entrenamiento.

• No informarse.

• Ignorar alergias, problemas respiratorios, cardíacos, intestinales etc…

Directa o indirectamente nos encontraremos con más riesgo de lesiones cuan mayor sea nuestra despreocupación a nivel personal.

Toma nota:

• No basta con saber lo que se hace, hay que saber cómo se hace.

• El riesgo es inversamente proporcional a tu ignorancia.

¿Cómo proceder en caso de perdernos?

Creo conveniente aclarar que es muy distinto despistarse un momento que estar realmente perdido. Consideraremos que estamos completamente perdidos cuando seamos incapaces de encontrar el camino en poco tiempo.

La expresión “poco tiempo” es relativa, dependerá del lugar donde nos encontremos perdidos ya que en algunos lugares y según los recursos de los que dispongamos, un desvío de 2 días podría no suponer ningún problema o, por el contrario… un plazo de 24h podría ser crítico y por ello, hay que ser capaces de analizar en qué situación nos encontramos.

Evaluar la situación:

  • Horas de sol que nos queda: Lo primero que hay que hacer si nos perdemos es ser conscientes del tiempo que nos queda antes de que se ponga el sol para tomar decisiones acertadas a sabiendas de si tendremos tiempo de luz para llevarlas a cabo.
  • El Clima: Sin duda algo que puede facilitar o dificultar nuestra situación.
  • Viveres y material de pernocta: Hay que tener en cuenta todo eso y sobre todo si se trata de un grupo de personas el que esta perdido.
  • Hacer memoria: Es importante por si fuera necesario pedir un rescate, ser conscientes de una posición aproximada en la que se encuentra la persona o grupo, así como ser capaces de recordar si vimos o pasamos por alguna zona despejada, cerca de un río, etc. La proximidad de un río puede suponer salvarle la vida a alguien gracias al abastecimiento de agua.
  • No perder los estrivos: Con una mente en calma y relajada, evitaremos tomar decisiones herroneas cuyas consecuencias podrían ser nefastas.

Analizar las opciones:

Dependiendo de todo lo mencionado anteriormente, tendrémos distintas alternativas para soluciónar nuestro problema:

  • La más coherente sería deshacer el camino hasta encontrar el último punto “conocido” y dentro de la ruta que se estaba siguiendo. Sin embargo eso podría llevar más tiempo del que se nos ofrece.
  • Buscar refugio teniendo en cuenta todo el material del que se dispone y el número de personas extraviadas.
  • Solicitar rescate: Esta alternativa deberá llevarse a cabo si, tras deshacer el camino seguimos perdidos (ergo tendremos que buscar refugio) o directamente mientras se esta buscando sin habernos molestado en regresar al ultimo punto conocido.

Consejos generales:

  • Siempre que sea posible perderemos altura (a menos que estemos completamente seguros de que el último punto donde conocíamos nuestra posición, se encuentra más alto).
  • No siempre la línea de máxima pendiente será la solución más indicada para descender y, prestaremos atención a los cauces de agua ya que éstos pueden conducirnos a barrancos o encerrarnos en laberintos vegetales.
  • Si nos vemos obligados a pasar la noche al raso… nos resguardaremos como es debido pero antes, deberemos dejar una señal visible en una zona despejada. Cualquier cosa que pueda reflejar los rayos del sol será ideal para tal efecto.
  • Bajo ningún concepto nos pondremos a dar tumbos de un lado a otro ya que eso dificultará las labores de rescate por parte de quienes las estén llevando a cabo. Quedarnos en un lugar resguardado con las señales visibles en zonas despejadas será lo mejor.
  • Ser conscientes en todo momento de la realidad y no dejarnos engañar por la mente, que nos “hará ver lo que queremos ver” dada la situación en la que nos encontramos, pudiendonos confundir o engañar en cuanto a la percepción de lo que vemos. Un ejemplo claro sería pensar o creer que ya hemos estado en un lugar cuando no es así.

El mejor de los sentidos para evitar y/o solventar estos incidentes es el sentido de la observación.

Consejos para mejorar nuestro sentido de observación:

Ejercitar nuestra “memoria fotográfica”. Observaremos con frecuencia el paisaje que vamos dejando atrás. Estando en puntos altos y a sabiendas de nuestra ubicación, localizaremos aquellos puntos de referencia como picos, crestas, collados, ríos etc.

Localizaremos siempre que sea posible, la dirección del viento dominante para saber desde que punto cardinal sopla con más frecuencia. Se trata de un proceso de identificación bastante complicado y no se debe llevar a cabo en unas horas… es un trabajo constante desde el primer día que nos encontramos en marcha. Una vez deducido que esa corriente siempre sopla en dirección Sur – Oeste (por ejemplo), en caso de no saber en qué dirección estamos caminando, quizá el viento nos oriente.

• Recordemos que disponemos de otras técnicas de orientación que se trataron en post Orientación.

Observaremos signos de paso habituales por la zona como huellas humanas y de animales, ramas rotas etc.

Nos fijaremos en la geomorfología del paisaje: Color, textura, relieve y variaciones del terreno.

¿Cómo proceder en caso de accidente?

Primeros pasos:

Partiendo del “que no cunda el pánico”, todos los integrantes de un grupo deberemos ser conscientes de la situación y, en el siguiente y estricto orden:

1. Despejar la mente y actuar con calma, sabiendo lo que se hace y como se hace.

2. Evaluar la situación para evitar la toma de decisiones precipitadas.

3. Tomar las medidas de seguridad necesarias para evitar que empeore la situación.

4. Evaluar el estado del accidentado, primero visualmente y luego con una meticulosa manipulación, con el fin de acomodar y abrigar. Se debe evitar la pérdida de calor siempre y mover al accidentado más de lo justo y necesario.

5. Se preguntará al accidentado sin voz de alarma, para obtener más información sobre su estado con sus respuestas y con su reacción.

6. En caso de estar inconsciente, se medirán sus constantes vitales (pulso y respiración).

Una vez valorada la situación y el estado del accidentado se deberá actuar de inmediato, en dos sentidos:

1. La administración de los primeros auxilios que sean convenientes. De ello se encargará la persona más indicada y competente para tal efecto.

2. La decisión en cuanto a la evacuación necesaria. Ésta podrá ser:

• Por su propio pie.

• Siendo transportado por los integrantes del grupo y materiales disponibles “in situ”.

• Pidiendo rescate a un equipo profesional para evacuar por tierra.

• Pidiendo rescate a un equipo profesional para evacuar por aire.

La decisión más inmediata será la de transportarlo nosotros mismos siempre y cuando:

• La gravedad del herido no requiera otra forma más compleja.

• El recorrido sea corto, sencillo y sin riesgo de agravar el estado del accidentado y/o de los rescatadores.

• El viento, tormentas, nieva etc impidan un rescate por medio aéreo.

A menos que la situación obligue a una evacuación inmediata, lo ideal será proceder cuando el accidentado se vea con ganas de llevarla a cabo.

La evacuación:

En caso de precisar de un rescate por tierra, se optará por ello si:

• La gravedad del herido impide un traslado por nuestros propios medios.

• El viento, tormentas, nieva etc impidan un rescate por medio aéreo.

Si bien es cierto que la forma más eficaz es la “del helicóptero” y sin profundizar en el tema que engloba si se debería pagar ese servicio, incluido o no en seguros particulares etc… para activar un operativo de búsqueda rescate y evacuación es necesario ser conscientes de algunas cosas y conocedores de otras muchas.

No es solo responsabilidad de los profesionales sino de todos los implicados en la situación, y para ello se deberá proceder según si se conoce la ubicación exacta o si no se conoce ni siquiera una ubicación aproximada del o de los accidentados.

Si se conoce la ubicación exacta:

• El mensaje de ayuda deberá contener como mínimo la siguiente información:

• La identidad de quien solicita el socorro.

• Información detallada de lo ocurrido, número de heridos, gravedad y lesiones existentes.

• Donde ocurrió aportando la máxima información topográfica y teniendo en cuenta aquellas que son más visibles desde el aire. Dar las coordenadas geográficas si se conocen.

• Cuando ocurrió, ya que ayudará a valorar la gravedad de las lesiones.

• Número de personas presentes y aptas para aportar ayuda así como los medios de los que se dispone “in situ”.

• El estado del tiempo en el lugar (niebla, lluvia, temperatura, velocidad y dirección del viento…)

• Cuáles son las condiciones de acceso por tierra y su dificultad, tiempos aproximados etc.

• Durante la espera no dejaremos solo al accidentado para evitar por parte de éste, comportamientos que puedan perjudicar la operación.

En caso de necesidad mayor que nos obligue a dejarle solo, nos aseguraremos de que:

• Se queda a salvo de otros peligros.

• Se han dispuesto las curas indispensables.

• Se encuentra debidamente abrigado.

• Visible en la medida de lo posible.

• Con ropa y provisiones.

Si no se conoce la ubicación exacta:

En este caso la voz de alarma suele ser de terceros, que esperaban el regreso de quienes se extraviaron, o de refugios cuyo guarda esperaba la llegada que nunca se dio. La información que deberemos aportar si somos quienes damos por perdidos a un grupo de amigos y/o familiares debe ser:

• Número de personas, así como toda la información personal que tengamos de cada uno de ellos (nombres, edades, condiciones físicas etc)

• El recorrido previsto así como el último día que se supo de ellos y lugar que fueron vistos por última vez (si ese lugar forma parte del recorrido).

• La experiencia de quienes integran el grupo.

• Si hay personas (voluntarios) disponibles para la operación de búsqueda.

En cualquiera de los casos hay unas…

Señales internacionales de socorro que deberemos conocer:

• Bengala roja.

• Cuadrado rojo con círculo blanco.

• Señales luminosas o sonoras repetidas: 6 por minuto con un minuto de pausa, cuya respuesta deberá ser de 3 por minuto y otro de pausa.

• Estando de pie, con los brazos levantados (forma de Y) significa que se necesita ayuda y, con un solo brazo (forma de N) significa que no se necesita.

¿Y si esperamos la llegada de un helicóptero?

Cuando se solicita rescate aéreo, no solo hay que tener en cuenta todo lo mencionado ya, también hay que tener en cuenta todo aquello que permita la máxima proximidad del helicóptero a la zona del accidentado (motivo por el que podríamos vernos obligados a dejarle solo, para salir en busca del lugar ideal para llevar a cabo un rescate).

 

Para ello se tendrán en cuenta:

• El viento, sus rachas, fuerza y dirección. Hay que saber que para el aterrizaje de un helicóptero la dirección del viento debe ser de frente al helicóptero.

• La niebla.

• El relieve, ya que la zona de aterrizaje (si la gravedad del accidentado o las inclemencias del tiempo impiden que sea evacuado por un gancho) debe ser:

– Área despejada de 20m de radio.

–  Sin superar 20% de inclinación.

– Si no es completamente llana no importa siempre y cuando el centro de la zona tenga al menos una superficie plana de 4x4m para el aterrizaje.

– En la zona de aterrizaje no debe haber obstáculos verticales por encima de los 50cm de altura.

– Terreno duro y a poder ser limpio de ramas, grava, polvo etc.

– En caso de nieve, debe ser dura por lo que si es necesario se deberá pisar la zona hasta conseguir un suelo lo más firme posible.

Véase la imagen anterior.

 

Y hasta aquí lo que podría llamarse la primera parte en cuanto a seguridad ya que, este post se complementará con el de primeros auxilios. Espero que os sea de utilidad y disfrutéis con seguridad de la montaña, previniendo riesgos y solventando peligros y accidentes.

Indice del manual con enlaces a cada uno de los post: (Próximamente)

1) Equipo y material.

> Vestuario.

> Equipo externo.

> Accesorios y Complementos.

2) Preparación y desarrollo de una actividad.

> Planificar.

> Sobre el terreno.

> Perfil de ruta.

> Orientación.

3) Procedimientos.

> Alimentación.

Entrenamiento.

Técnicas de progresión.

> Las noches.

4) Prevención.

> Riesgos y peligros.

> Primeros auxilios.

> Previsiones meteorológicas.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿No te olvidas de algo?
¡Consigue tus guías ampliadas en PDF Gratis!

¿No te olvidas de algo?

¡Consigue tus guías ampliadas en PDF Gratis!

 

¡Suscribete y no te pierdas nada!

 

Gracias por suscribirte a mi blog!

Pin It on Pinterest

Share This

¡Ayudame a difundir!

Si te ha parecido interesante, por favor compartelo con amigos y familiares, ¡Gracias!